MADRID: 917 957 800 | MARBELLA: 951 899 557

MANIFIESTO

Cuando me di cuenta realmente del daño que causaría la crisis del COVID-19, me preocupé, ya que iba a afectar política/social y económicamente a todo el mundo, mucho más de lo que nos querían hacer creer. Mi primer pensamiento fue: ¿Cómo es posible que esta situación nos coja con la guardia baja, no solo a nosotros en España, sino al mundo entero? Parece que nadie estaba preparado para esto, ni siquiera las grandes potencias.

El golpe es muy fuerte por donde se lo mire. ¡Pero ahora es cuando hay que actuar y dejar de lamentarse! ¡El daño ya está hecho, ya nos arrebató libertades, nos generó una confusión muy grande que muchos no saben ni donde están parados, el trabajador no sabe si tendrá trabajo cuando esto pase, el empresario no sabe si podrá reabrir su negocio, no se sabe si todo esto es en parte un invento macabro, si es propaganda para manipular a la sociedad o si es todo cierto y en verdad es tan malo como lo pintan! No tenemos una guía, ni un manual de usuario al que seguir. Lo peor de todo es la incertidumbre en la que estamos viviendo. Pero algo sí que tuve muy claro: ¡Cuando esto acabe no podemos seguir igual que antes! Algo tenemos que cambiar en nosotros, los ciudadanos, porque somos nosotros los que sostenemos este país.

Pasamos el tiempo hablando y/o publicando en nuestras redes que si el cambio climático, que si somos un desastre de sociedad, que si el gobierno tal, que si cuál, que si nos merecemos esto, que si no nos merecemos aquello, que tenemos que despertar y bla bla bla… Siempre hay o habrá algo que no nos guste, y aunque todo esté bien, siempre encontraremos algo por lo que quejarnos, o encontraremos a alguien a quién echar la culpa, al político de turno, al vecino, al familiar, al jefe, al empleado, al perro o al gato.
¡No hablemos más, es hora de actuar, es el momento! Ahora no hay excusas. ¡Parece que todavía no entendimos que para la mayoría de los gobiernos (sino todos) somos un cero a la izquierda, ellos al final benefician a quienes les conviene y cuando les conviene. Parece que todavía no entendimos que nos toca tragar.  Entonces dejemos de pasarle la responsabilidad de cambiar las cosas a un partido político u a otro, mejor empecemos a cambiar nosotros primero, desde casa. Y para eso no hace falta usar la violencia, ni salir a la calle a romper todo, ni a manifestarse como ovejas en un rebaño. ¡Empecemos por las cosas pequeñas! Y reitero, cuando esto pase ¡NO PODEMOS SEGUIR IGUAL QUE ANTES, ALGO TIENE QUE CAMBIAR EN CADA UNO DE NOSOTROS!

En estos días de confinamiento hemos reflexionado y seguramente hemos visto cosas que teníamos escondidas, y ha surgido el inquietante pensamiento que nos abruma a todos: ¿Qué vamos a hacer a partir de ahora? Creo que por fin, nos hemos convencido de que ¡El EGOISMO ES EL VIRUS QUE (NOS) MATA más que ningún otro! En estos días, muchos nos dimos cuenta que podemos vivir con mucho menos. Que no hace falta malgastar el tiempo y el dinero en cosas no esenciales, y que lo más importante es la salud y la libertad. Que teniendo a la familia o un ser querido al lado cualquier mal será más llevadero y todo al final pasará. Ahora muchos entenderán que la soledad es muy dañina (y por ende entenderán el sufrimiento de nuestros mayores). Que vivimos en una sociedad de ilusionistas y de gente que vive de las apariencias (muchos a través de sus redes sociales, que no hacen mas que presumir detrás de una careta de vanidad y falsedad.) ¡Amigos, hay que darse cuenta que somos muy débiles, que hay que ir con la verdad de frente y que hay mucho por hacer!

Yo decido empezar ya, dejar de criticar y dejar de echarle la culpa a alguien que nunca va a ayudarme. Y me reitero una vez más: ¡NO PODEMOS SEGUIR IGUAL QUE ANTES, ALGO TIENE QUE CAMBIAR EN CADA UNO DE NOSOTROS!
Entonces pensando como iba a intentar salvar mis negocios (con más de 20 empleados -familias- que me siento en la obligación de salvar también.) decidí montar algo que no solo me ayude en lo empresarial, sino que me ayude también a cambiar, a lograr ese cambio que os comentaba. ¿Recuerdan el famoso granito de arena? ¡Ahora es el momento de aportarlo!

La idea: TANGO Food Box – Save Lives Project

Lo primero, es que hemos creado la TANGO Food Box, que contendrá un menú diario único, económico, de 7.50€, para que el comensal compre Online a través del sitio web o de redes sociales, y pague por adelantado de forma digital y segura, para posteriormente pasar por TANGO Restaurante Madrid o TANGO Restaurante Puerto Banús, en un horario pactado, se lleve su TANGO Food Box con su almuerzo o cena, y la pueda disfrutar donde quiera (o donde esté permitido): En su trabajo, en el banco de una plaza o en su casa. De esta manera evitamos reunirnos (de momento) en restaurantes y sitios donde haya más riesgo de contagio, practicando el distanciamiento social mientras dure la pandemia. Es un sistema práctico que siempre ha funcionado, hasta aquí nada nuevo, ¿cierto? Por eso, donde marcaremos la diferencia es en esta acción:

Cuando el cliente realice la compra de su TANGO Food Box, el Grupo TANGO Restaurant automáticamente donará 1€ a la Asociación Frank Camelot, la cuál está ayudando y/o llevando a cabo proyectos solidarios en España y África, luchando contra el hambre y la pobreza.
Y como soñamos en grande, queremos que otras empresas, sean restaurantes o casas de comidas, creen su “Food Box – Save Lives“ copien este modelo y puedan hacer lo mismo para continuar contribuyendo con el cambio que necesitamos. No solo podemos salvar nuestros restaurantes, sino que podemos comenzar a salvar vidas. De esta manera sentiremos que cada granito de arena por fin empieza a notarse. Nosotros, como humanos, somos perecederos, pero nuestro legado puede perdurar para siempre. #YoElijoCambiar.

Luciano Calomeni – CEO TANGO Restaurant Group